Glosario: Los Crackers

computer-hacker-snooping-stealing1106151156431

En entradas recientes hemos abordado el tema de la cultura Hacker y sus diversas interpretaciones. Existen muchas más definiciones y categorías más allá del White Hat y el Black Hat. Una de ellas es el Cracker.

Cracker es el que rompe la seguridad de un sistema con el fin de incurrir en robo y vandalismo. Aunque se supone que cualquier hacker auténtico ha jugado con algún tipo de crackeo y conoce muchas de las técnicas básicas, cualquiera que haya pasado la etapa inicial e infantil de ser hacker primíparo, ha desterrado de su cabeza el deseo de hacerlo con excepción de razones prácticas inmediatas (por ejemplo, si es necesario pasar por alto algún sistema de seguridad para completar algún tipo de trabajo.) Algunos expertos ubican a los crackers en el lado oscuro de la cultura Black Hat. Los villanos de los villanos. Lo peor de lo peor. Peor que el Reggaeton.

Este tipo de pirata informático se dedica a las siguientes actividades, entre otras:

  • Hackear cuentas bancarias (de particulares) y apropiarse de sus fondos.
  • Piratear toda clase de software, juegos, o propiedad digital mediante ingeniería inversa, seriales, keygens y cracks
  • Hackear teléfonos móviles para liberarlos, hacer llamadas gratuitas, reprogramar centrales telefónicas, grabar conversaciones de otros teléfonos para luego poder escuchar la conversación en su propio teléfono, etc.
  • Robarte el Wi-Fi de tu casa
  • Prácticamente cualquier maldad que se te ocurra. En serio. Es terrible.

Entonces, vemos como la diferencia principal entre hackers y crackers se encuentra en la intención: los crackers son en realidad hackers maliciosos cuyo objetivo es introducirse ilegalmente en sistemas, crear virus, robar información secreta y todo tipo de acciones similares – pero no por aprender o divertirse como un hacker DE BIEN, sino con fines absolutamente malignos e ilegales.

¿La pauta más recomendada para evitar sus ataques? sé cauteloso en Internet. En caso de sospecha, evitar compartir ese Tweet, ver ese vídeo, bajar ese programa, ejecutar esa extensión o agregar a ese extraño. Y recuerda, el sentido común es el mejor Antivirus que existe.

 

 

 

Anuncios