El multimillonario negocio de los ‘bots’ en Twitter

real_or_fake_twitter_followers

Aquí hablamos mucho de la despreciable táctica de mercadeo digital (enfocada hacia el posicionamiento) de comprar followers. Está bien claro que es un FAIL en toda la regla, y los motivos por los cuales una persona o entidad se puede ver tentada a inflar  su cuenta de Twitter son claros para cualquier persona con una cuenta de Twitter ¿quién no querría tener miles de followers nuevos de la noche a la mañana?. Llamémosle debilidad humana, porque somos humanos después de todo. Entonces, tenemos claro el porqué, pero ¿y el cómo? eso es lo que aprenderemos hoy.

Resulta que el negocio de vender followers es, en abril del 2013, una pequeña industria multimillonaria, de miles de millones, de dólares, verdes. El blog Bits del New York Times afirma que más de 24 sitios en internet se dedican a vender seguidores y “likes” en Facebook a precios bastante accesibles: mil seguidores cuestan entre cinco y diez dólares, un millón de seguidores cuestan aproximadamente mil dólares. Esto se lo puede pagar cualquier persona con un empleo promedio.

Empresas como Fiverr, SeoClerks, InterTwitter, FanMeNow, LikedSocial y otras que no pienso enlazar por obvios motivos, ofrecen también servicios Premium de retweets, con precios que oscilan entre los nueve dólares mensuales por cinco retweets al día, hasta 150 dólares por 125 retweets diarios. Así ¿quién necesita tener buenos tweets para convertirse en Twitstar?.

Uno de los programadores de estas compañias afirma que con un software especializado puede crear hasta 100.000 cuentas falsas en cinco días. “El negocio va genial” afirma, “hasta un niño puede franquear las defensas de Twitter”.

Los números finales de este negocio son más o menos así:

El precio promedio por 1,000 fake followers son $18 dólares, en algunos casos desde $2 hasta $30 por cuenta falsa (cuando los saben negociar). Un estimado conservador proyecta este negocio con un potencial de venta desde $40 hasta $360 millones de dólares.

Conclusión: business is booming. Es hora de renunciar a nuestros trabajos y dedicarnos a inflar egos.

Anuncios