Glosario: Troyano

Ya el otro día realizamos una breve reseña acerca de un toyano proveniente de brasil y sus peligrosas consecuencias, sin embargo no explicamos en concreto qué es exactamente un troyano. Si en alguna ocasión leíste La Iliada y La Odisea, ya tienes una idea general acerca del funcionamiento de esta amenaza.  Si faltaste a esta clase de literatura básica, el Troyano es una clase de software malicioso cuyo funcionamiento obedece a los principios del Caballo de Troya.

El caballo de Troya es un artilugio de guerra con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la Guerra de Troya y es usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de las murallas, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos. Durante la noche, los guerreros salieron del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, lo que provocó la caída definitiva de Troya.

Ahora traduce todo eso a tu computadora. Te bajas la última versión de un software que te facilita ver películas en Cuevana o MonsterDivx, sin sospechar que en realidad carga a bordo código malicioso que ocasionará estragos en tu sistema. Es sencillo pero efectivo.

Trojan-horse-001

Cuando se activa un troyano en tu ordenador, los resultados varían. Algunos troyanos se diseñan para ser más molestos o “troyanos troll” que malévolos y realizan acciones como como cambiar tu escritorio agregando iconos de escritorio activos tontos, mientras que otros pueden causar daño serio, suprimiendo archivos y destruyendo información crítica de tu sistema. También se conoce a los troyanos por crear puertas traseras o backdoors en tu ordenador permitiendo el acceso de usuarios malévolos a tu sistema, accediendo a tu información personal. A diferencia de los virus y gusanos, los troyanos ni se auto replican ni se reproducen infectando otros archivos.

¿Cómo evitamos estas amenazas?:

  • Instalar un antivirus actualizado regularmente para estar protegido contra las últimas amenazas.
  • Disponer de un firewall correctamente configurado. Algunos antivirus lo traen integrado.
  • Tener instalados los últimos parches y actualizaciones de seguridad del sistema operativo.
  • Descargar los programas siempre de las páginas web oficiales o de páginas web de confianza.
  • No abrir los datos adjuntos de un correo electrónico si no conoces al remitente.
  • Evitar la descarga de software de redes p2p.

La mejor defensa contra los troyanos es no ejecutar nada de lo cual se desconozca el origen y mantener software antivirus actualizado y dotado de buena heurística; es recomendable también instalar algún software anti troyano, de los cuales existen versiones gratis aunque muchas de ellas constituyen a su vez un troyano. Otra solución bastante eficaz contra los troyanos es tener instalado un firewall.

Anuncios