La delicada línea entre mailing y spam

5249006-close-up-of-an-interface-computer-delete-and-junk-mail-buttons-and-an-arrow-cursor

No en pocas ocasiones he recibido molesto correo electrónico de una empresa que establece un NewsLetter de envíos masivos con sus últimas novedades, llenando mi bandeja (al menos visualmente) con inconvenientes avisos acerca de sus últimos descuentos. Muchos directores de marketing digital no pueden (o saben) discernir entre el concepto de marketing por medio de mailing y el spam.

Todo esto empeora cuando ni siquiera me he abonado a la lista de correo de la empresa en cuestión, lo cual delata a la empresa como compradora de paquetes de listas de correo sin verificar.

Es por eso que lo más recomendable es crear un listado de contactos propio que incluya datos de personas que sean o puedan ser potenciales clientes. ¿Cómo? Se trata de un proceso que lleva su tiempo pero que es fácil de ejecutar. Y es que una vez sentadas las bases, sólo hay que esperar a que la base de datos vaya creciendo cada día un poco más.

Comprar una base de datos de correos no implica que el listado de direcciones electrónicas esté optimizado. Por norma general, esos correos han circulado demasiado por Internet por lo que los filtros anti-spam, que tontos no son, ya identifican los envíos a estos correos como spam. He ahí la clave de todo: la calidad debe estar siempre por encima de la cantidad.

Lo primero es incluir un formulario de inscripción en la web o blog corporativo de la empresa para que los interesados puedan dar su conformidad a la hora de recibir los correos. De esta forma, actuaremos del lado de la ley consiguiendo una base de datos opt-in, es decir, que cuenta con la aprobación previa de los inscritos.

También debemos comprobar que recolectamos bien las direcciones de nuestros clientes existentes para que nuestro mailing llegue a buen puerto. La regla del soft opt-in nos permite enviar mail masivo si tenemos relación contractual con nuestros destinatarios.

También es recomendable que el formulario de inscripción incluya más datos de interés, además de la dirección de correo electrónico, para segmentar las siguientes campañas. Si tenemos, por ejemplo, la ciudad en la que viven nuestros contactos, podemos enviar una oferta exclusiva para los que viven en esa ciudad.

Por último: haz de tu correo algo interesante. No importa cuántas veces reciba correo de Playstation, sus correos son tan interesantes que jamás podría catalogarlos como spam. Por ejemplo, este Optimus Prime escondido cuando las imagenes están bloqueadas por defecto:

ku-xlarge

Anuncios