Así funciona el spam masivo por celulares

sms-spam1_640_large_verge_medium_landscape

Una de las situaciones que más irritan al Cazafantasmas es recibir decenas de SMSs con spam durante el transcurso del mes, en algunas ocasiones a horas totalmente inapropiadas. Es difícil escapar de esta clase de spam debido a que no contamos todavía con filtros anti-spam tan avanzados como en nuestros ordenadores. Pero ¿qué podemos hacer para mitigar este mal en nuestros teléfonos?.

Las compañías de Telecomunicaciones ofrecen servicios para realizar el envío masivo de SMS que se desee, ofreciendo tarifas diferenciadas según la cantidad de mensajes que se envían. Por ejemplo, un abono mensual de $45 dólares que permite enviar 500 mensajes, por $90 unos 1500 mensajes, por $225 unos 4000 y por $470 unos 10.000 mensajes. Estos paquetes no son ilegales ni nada por el estilo, ya que en últimas depende del uso que se le de. Es aquí cuando entran en juego las listas de teléfonos.

Enviar de forma masiva mensajes de texto a números móviles promocionando productos cuando el titular de la cuenta decidió registrarse no tiene ningún problema, basta con darse de baja del servicio en caso de que se vuelva “cansino”. Este escenario está lejos de la realidad. En su gran mayoría, las compañías adquieren bases de números de manera ilegal, de forma sorprendentemente accesible. La mayoría de las bases surgen desde las mismas operadoras, a partir de las acciones de operarios inescrupulosos que venden estas bases de datos en el mercado negro.

Para obtener una base de cerca de un millón de celulares se debe desembolsar una cifra cercana a los $185 dólares, mientras que por ejemplo, por obtener un padrón actualizado de la última elección se deben pagar entre $2.000 y $4.000.

Anuncios

La delicada línea entre mailing y spam

5249006-close-up-of-an-interface-computer-delete-and-junk-mail-buttons-and-an-arrow-cursor

No en pocas ocasiones he recibido molesto correo electrónico de una empresa que establece un NewsLetter de envíos masivos con sus últimas novedades, llenando mi bandeja (al menos visualmente) con inconvenientes avisos acerca de sus últimos descuentos. Muchos directores de marketing digital no pueden (o saben) discernir entre el concepto de marketing por medio de mailing y el spam.

Todo esto empeora cuando ni siquiera me he abonado a la lista de correo de la empresa en cuestión, lo cual delata a la empresa como compradora de paquetes de listas de correo sin verificar.

Es por eso que lo más recomendable es crear un listado de contactos propio que incluya datos de personas que sean o puedan ser potenciales clientes. ¿Cómo? Se trata de un proceso que lleva su tiempo pero que es fácil de ejecutar. Y es que una vez sentadas las bases, sólo hay que esperar a que la base de datos vaya creciendo cada día un poco más.

Comprar una base de datos de correos no implica que el listado de direcciones electrónicas esté optimizado. Por norma general, esos correos han circulado demasiado por Internet por lo que los filtros anti-spam, que tontos no son, ya identifican los envíos a estos correos como spam. He ahí la clave de todo: la calidad debe estar siempre por encima de la cantidad.

Lo primero es incluir un formulario de inscripción en la web o blog corporativo de la empresa para que los interesados puedan dar su conformidad a la hora de recibir los correos. De esta forma, actuaremos del lado de la ley consiguiendo una base de datos opt-in, es decir, que cuenta con la aprobación previa de los inscritos.

También debemos comprobar que recolectamos bien las direcciones de nuestros clientes existentes para que nuestro mailing llegue a buen puerto. La regla del soft opt-in nos permite enviar mail masivo si tenemos relación contractual con nuestros destinatarios.

También es recomendable que el formulario de inscripción incluya más datos de interés, además de la dirección de correo electrónico, para segmentar las siguientes campañas. Si tenemos, por ejemplo, la ciudad en la que viven nuestros contactos, podemos enviar una oferta exclusiva para los que viven en esa ciudad.

Por último: haz de tu correo algo interesante. No importa cuántas veces reciba correo de Playstation, sus correos son tan interesantes que jamás podría catalogarlos como spam. Por ejemplo, este Optimus Prime escondido cuando las imagenes están bloqueadas por defecto:

ku-xlarge

10 pasos para evitar el spam

scott-kleinberg-spam

Oh, el spam, esa molesta fuente de contaminación viral que se ha apoderado de nuestros correos, ninguna medida parece ser efectiva contra este mal del Siglo XXI. Las cifras sólo brindan un paisaje desolador: Durante el 2010 el tráfico de correos electrónicos alcanzó los 107 billones de correos electrónicos, de los cuales del 89.1% fueron spam, es decir, unos 262.000 correos de spam son enviados al día, ese tráfico de emails es enviado por más de cinco millones de bots repartidos por todo el mundo de los cuales cada uno envió un promedio 77 emails de spam por minuto. ¿Cómo combatimos esto? ¿se puede estar a salvo? pues con los siguientes consejos, el nivel de spam en tu bandeja de entrada disminuirá constantemente:

  1. No le brindes tu correo electrónico a asesores comerciales de ninguna clase, nunca. Seguramente te incluirán en molestas listas de correo que no te serán de mayor utilidad. Si quieres estar al tanto de ofertas, descuentos y eventos, sigue a la marca en redes sociales por medio de listas específicas, es una forma más efectiva y menos intrusiva de estar al tanto de los últimos eventos.
  2. Abre una cuenta de correo “pal espám” (para el Spam). ¿Necesitas subscribirte a ese boletín de dudosa reputación? usa la cuenta de correo pal espám. ¿Abrir una cuenta en una red social nueva y temes que vendan tus datos? usa la cuenta de correo pal espám. Y así con todo.
  3. Si te ves absolutamente obligado a publicar tu dirección de correo electrónico real, camúflala: no pongas cazafantasmas@gmail, escribe mejor (cazafantasmas) arroba (gmail) punto com, o c-a-z-a-f-a-n.t-a-s-m-a-s(arroba) gmail punto com, de este modo un bot no logrará escanear tu correo.
  4. Nunca respondas a los mensajes no solicitados. La mayor parte de los spammers usan las respuestas para verificar qué direcciones son reales. Mientras más respondas, más spam recibirás.
  5. No intentes darte “de baja” en los enlaces que ofrecen los spammers para no recibir más correos de su parte. Esto sólo les confirmará que tu cuenta está activa e intensificarán el volúmen de correo no deseado.
  6. Asegúrate de que tu correo es filtrado por una solución anti-spam. Considere instalar una solución antispam personal. Registre sus cuentas de correo electrónico sólo con proveedores que ofrecen filtración de spam antes de entregar el correo.
  7. Nunca publiques tu cuenta de correo en sitios de fácil acceso al público (foros, redes sociales, comentarios en blogs, etc).
  8. Aléjate de las cadenas: Dentro de cada cadena de correos se almacena información de los computadores y también se crean listas con las direcciones de los correos electrónicos, listas que pueden sustraer los delincuentes para hacer de las suyas.
  9. Implementa el registro SPF: El Sender Policy Framework (SPF), es un filtro que protege el dominio de la cuenta de correo. Para poder hacerlo, analiza y revisa cada dominio registrado que se encuentra autorizado para poder enviar mensajes.
  10. Usa tu sentido común.